La competitividad del aceite de palma en el mercado de aceites y grasas

  • James Fry
Palabras clave: aceite de palma, grasas, aceites, mercados, precios, competitividad, tendencias

Resumen

Las exportaciones de aceite de palma, de semilla de soya, de girasol y de semilla de colza, juntos dieron un total de más de 26 millones de toneladas en 1999, equivalente a casi tres cuartos del total de los volúmenes comerciados. Los precios de estos cuatro aceites se siguen el uno al otro muy de cerca, lo cual implica que son ampliamente sustituibles en los mercados internacionales y el comportamiento de sus precios a la larga también ha seguido la misma tendencia de descenso. En 1999, sólo siete países proveían más del 80% del mercado de exportaciones de los cuatro aceites principales. Los sistemas de producción para la palma de aceite y semillas oleaginosas anuales son bastante diferentes y los rendimientos de aceite por hectárea son mucho más altos para la palma de aceite que para las semillas oleaginosas, aunque estas últimas producen volúmenes sustanciales de harinas de borujo. Como cultivo perenne, la palma de aceite no es muy sensible a cambios en precios a término corto y mediano y esto tiene implicaciones importantes para la formación de precios a través del sector de aceites vegetales. Un análisis de los costos de producción en los principales orígenes de exportaciones para 1999 revela que los costos eran sustancialmente más bajos en Indonesia y Malasia que en cualquier otro origen competitivo. El rendimiento relativamente alto de aceite por hectárea es una razón principal parar esto, pero los costos de producción también son apoyados por la integración de la producción y el procesamiento y por bajos costos laborales, especialmente en Indonesia. Sin embargo, la industria de aceite de palma no se puede dar el lujo de ser complaciente: estancamiento en rendimientos de aceite por hectárea, a medida que los rendimientos se han elevado firmemente en países que producen semilla de soya, y presiones por costos de salarios en Malasia, podrían alterar las perspectivas de los costos de producción a lo largo de los próximos diez años, reduciendo sustancialmente la ventaja de costos de Malasia en mercados internacionales. La implicación de este análisis es que factores tecnológicos y otros que afectan los costos son dinámicos y susceptibles de cambio. Por lo tanto, la competitividad internacional no se puede dar por hecha. Al comparar costos de producción de los productores de aceite de palma en diferentes partes del mundo, el costo más alto de mano de obra en Sudamérica aumenta considerablemente los costos generales de producción, comparados con los costos de los productores del sudeste de Asia. La eficacia de las plantas extractoras es otro factor que pesa mucho en los costos generales por unidad del producto total. La política gubernamental afecta la competitividad de las principales naciones exportadoras de aceite vegetal. Los Estados Unidos, Argentina, la Unión Europea, Malasia e Indonesia, todos apoyan sus industrias de aceite vegetal, por medio de una variedad de instrumentos diferentes, incluida la protección al comercio, subsidios a granjeros y productores y promoción de las exportaciones. Por lo tanto, a pesar de muchos comentarios sobre un campo de juego equilibrado, el sector de aceite vegetal es uno en que el campo sigue siendo bastante desequilibrado.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Fry, J. (2000, enero 1). La competitividad del aceite de palma en el mercado de aceites y grasas. Revista Palmas, 21(especial, ), 68-83. Recuperado a partir de https://publicaciones.fedepalma.org/index.php/palmas/article/view/821
Publicado
2000-01-01
Sección
Artículos