Palabras del Presidente de la Junta Directiva de Fedepalma

  • Mauricio Acuña A.
Palabras clave: palma de aceite, elaeis guineensis, biocarburante, tratado de libre comercio, acuerdos internacionales, combustibles, producción de aceite

Resumen

Por más de 43 años se ha sembrado la palma de aceite en Colombia. Comenzando los años 60 del siglo pasado, un puñado de osados empresarios se adentraron en esta actividad sin conocerla plenamente ni tener toda la conciencia del negocio. Tampoco sabían lo importante que sería para el país haber tomado todos esos riesgos. El año pasado la producción de aceite de palma ascendió a 650.000 toneladas, y en diciembre de este año, el país cerrará con más de 240.000 hectáreas sembradas de palma de aceite. El notable crecimiento del período 2000-2004 obedeció a mayores siembras que sumaron cerca de 92.700 hectáreas, siendo destacable que a mediados de 2004 se logró un récord del orden de 34.000 hectáreas. Este año debimos enfrentar el problema de las caídas de precios en el mercado, como consecuencia del fenómeno de la revaluación y de ajustes inflacionarios que han venido frenando el ritmo de las siembras. Calculamos entre 25.000 y 30.000 el número de nuevas hectáreas sembradas en 2005. Si bien es cierto que los colombianos nos sentimos muy orgullosos de producir unas 650.000 toneladas anuales, también lo es que esa suma no representa una participación importante en el mercado mundial de aceites y grasas, que se calcula en 235 millones de toneladas. Vale decir, no obstante, que hacia el año 2010. En pocos años la oferta crecerá entre 350.000 y 400.000 toneladas anuales, esto es, algo más allá del 50% registrado en los últimos cinco años que, en otras palabras, representa un ritmo de crecimiento que supera de manera significativa el crecimiento del producto interno bruto del país y el del agrícola en particular. Debemos reconocer que el Fondo de Estabilización de Precios (FEP) nos ha permitido evacuar los inventarios sobrantes al consumo nacional. Este importante mecanismo de apoyo, de alguna manera ha creado una situación de ilusión a los palmeros, que hemos encontrado unos precios internos remunerativos con relación a los costos, pero poco competitivos con respecto a los precios internacionales que se obtienen mediante la exportación de los excedentes.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Acuña A., M. (2005, enero 1). Palabras del Presidente de la Junta Directiva de Fedepalma. Revista Palmas, 26(especial), 217-224. Recuperado a partir de https://publicaciones.fedepalma.org/index.php/palmas/article/view/1165
Publicado
2005-01-01
Sección
Artículos