Intervención del Ministro de Agricultura y desarrollo Rural durante la instalación de la XIV Conferencia Internacional sobre Palma de Aceite

  • Carlos G. Cano S.
Palabras clave: acuerdos comerciales, acuerdos internacionales, mercados mundiales, ALCA, comunidad andina, Mercosur, tratado de libre comercio

Resumen

No debe caber duda de que los grandes ganadores en un escenario de genuino comercio libre son los países más pobres del mundo. De hecho, las estimaciones del Banco Mundial indican que si las naciones ricas no protegieran ni subsidiaran su agricultura con sumas que en 2002 alcanzaron los US$318.000 millones, esto es seis veces más que el valor total de la ayuda externa en el planeta, hoy el valor de las exportaciones de las naciones pobres sería 24% más alto, y sus ingresos rurales superiores en US$60.000 millones anuales. La Declaración de Doha (noviembre de 2001), llamada también Ronda del Desarrollo, alentó a los 146 países miembros, que se comprometieron a pactar mejoras sustanciales en el acceso a los mercados y reducción de subsidios a la exportación y de las ayudas internas. Se convino que el trato especial y diferenciado para los países en desarrollo será parte integrante de todos los elementos de las negociaciones. Pero los convenios se deciden en la práctica. Y, aunque por las negociaciones los aranceles han tendido a disminuir, las barreras no arancelarias de todo tipo se han incrementado y al mismo tiempo se mantienen -y hasta crecen- las subvenciones internas y los subsidios a las exportaciones. Con la reunión de Cancún, vino el colapso. No hubo acuerdos. Lo único rescatable es que se conocieron las posiciones de los distintos países y regiones. En el caso de Colombia, comunicamos la política del Gobierno, cuyos criterios centrales deberán orientar igualmente nuestras tareas durante las discusiones tendientes a la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Del documento me permito subrayar sus cinco puntos centrales: 1. El principal objetivo planteado por Colombia en Cancún fue el mantenimiento del nivel de ambición de la Declaración de Doha en cuanto a los tres pilares de las negociaciones internacionales, a saber: mejoras sustanciales en acceso a mercados, remoción de las subvenciones a las exportaciones, y reducciones sustanciales de las ayudas internas. 2. Elemento crucial de la reforma agrícola debe ser el reconocimiento explícito del nexo entre los tres pilares, de suerte que el acceso a los mercados de los países desarrollados por parte de los países en desarrollo estará determinado por los avances alcanzados por aquellos en sus compromisos respecto de los subsidios a sus exportaciones y de sus ayudas internas. La flexibilización que los países desarrollados están planteando en materia de ayudas internas no sólo mina el Mandato de Doha sino también los pocos alcances de la Ronda Uruguay. Colombia reclama la eliminación de todas las ayudas que distorsionan el comercio, incluyendo las cajas ámbar y azul, y algunos pagos directos de la caja verde. 4. Hay que mantener de manera plena la Salvaguardia Especial Agrícola. 5. En las negociaciones debe quedar incluido el Tratamiento Especial y Diferenciado para los países en desarrollo, en cuanto se refiere a los plazos de desgravación y a los montos de la misma.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Cano S., C. G. (2004, enero 1). Intervención del Ministro de Agricultura y desarrollo Rural durante la instalación de la XIV Conferencia Internacional sobre Palma de Aceite. Revista Palmas, 25(especial, ), 36-39. Recuperado a partir de https://publicaciones.fedepalma.org/index.php/palmas/article/view/1019
Publicado
2004-01-01
Sección
Artículos