Determinantes de la competitividad de las semillas oleaginosas y los aceites vegetales en Argentina

  • Héctor C. Autino
Palabras clave: aceite de palma, industria de oleoquímicos, aceites vegetales, semillas oleaginosas, costos de producción, biotecnología, competitividad Argentina

Resumen

La República Argentina históricamente se ha caracterizado por ser un país eminentemente agroindustrial, esta característica fue precisamente la que valió para ser apodada hace algunos años atrás como "El granero del mundo". La fertilidad de su suelo, la benignidad del clima especialmente en la denominada "pampa húmeda", sumada a los adelantos tecnológicos puestos al servicio del campo, así como también los avances y ventajas aportados por la biotecnología, han sido y lo seguirán siendo, factores que gravitan en el desarrollo de un rubro que sigue en crecimiento. En mencionado crecimiento cabe resaltar el experimentado por las semillas oleaginosas y si bien el país cuenta con una canasta abundante y diversa, entre las que podemos citar: soya, girasol, maní, algodón, cártamo, lino y colza, entre los dos citados en primer lugar capitalizan 97 por ciento del total, mientras que la soya por sí sola representa 88 por ciento con un producción global de 40 millones de toneladas. Mientras tanto y en tal sentido se presentan historias diferentes ya que los años treinta y cuarenta fueron la época de esplendor del lino con moliendas a través del uso de prensas continuas de hasta 2 millones de toneladas; en los años setenta se afianza el girasol y se instalan las primeras de extracción por solvente; mientras que al llegar a los años noventa se impone definitivamente la soya, y en los días que corren dicha oleaginosa monopoliza el crushing a través de la instalación de megaplantas de procesamiento que alcanzan hasta las 18.000 toneladas día y utilizando tecnología de última generación. Hoy la Argentina es el tercer productor mundial de soya y tercer exportador de grano después de Estados Unidos y Brasil, a su vez es el primer exportador mundial de aceites y harina de soya y girasol. Todas las características ponen en evidencia diversos aspectos que pueden ser considerados como fortalezas de la agroindustria Argentina y que se pueden resumir según se indica: Concentración geográfica de la producción (primaria e industrial). Fuerte incremento de la producción y participación en el mercado mundial. Elevada capacidad de molienda y alta eficiencia - Megaplantas. Economía de escala. Bajos costos de producción y procesamiento. Uso de nuevas y modernas tecnologías al servicio de la producción y el procesamiento de granos y oleaginosos marcan las diferencias con sus competidores. En virtud de lo expuesto se puede asegurar que Argentina ocupa un lugar preponderante en la actividad agroindustrial y que a través de la misma se sustenta de manera decidida el crecimiento del país.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Autino, H. C. (2007, enero 1). Determinantes de la competitividad de las semillas oleaginosas y los aceites vegetales en Argentina. Revista Palmas, 28(especial, ), 242-251. Recuperado a partir de https://publicaciones.fedepalma.org/index.php/palmas/article/view/1312
Publicado
2007-01-01
Sección
Artículos